Auditing | El Auditor en la mediación de conflictos
Acumulamos más de 25 años de experiencia ofreciendo el servicio de auditoría. Somos expertos en asesoramiento fiscal, mercantil y contable.
15909
single,single-post,postid-15909,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-6.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

El Auditor en la mediación de conflictos

maxresdefault

12 Apr El Auditor en la mediación de conflictos

 

En todo tipo de relaciones humanas surgen conflictos que hay que gestionar. Y para solucionarlos hay diferentes métodos, como el arbitraje, la conciliación o la mediación.

Todos ellos tienen el propósito de evitar que estas disputas se acaben dirimiendo ante un tribunal de justicia o, cuando menos, reducir el alcance de los contenciosos. Hablamos de procedimientos no jurisdiccionales, de cariz voluntario, que tienen el propósito de favorecer el acuerdo.

En Catalunya se ha hecho una apuesta importante por la mediación, y disponemos de una de las legislaciones más adelantadas de Europa en este campo. Su finalidad última es evitar la judicialización de determinados conflictos, con el fin de garantizar tanto una salida rápida como agilizar y hacer más eficiente el trabajo de los tribunales.

Al contrario de otras fórmulas, como sería el arbitraje, la mediación no prevé la resolución del conflicto a través de un laudo vinculante y obligatorio dictado por un tercero.  Al contrario, busca la implicación de las partes confrontadas, que podrán auto gestionar sus diferencias, con soluciones creativas, dirigidas a alcanzar el común acuerdo, un hecho que facilita su cumplimiento posterior. No en vano, una mediación exitosa es aquella capaz de abrir vías de diálogo, que pueden facilitar una relación futura, donde probablemente haya que tomar decisiones sobre intereses comunes.

La actuación de los mediadores se centra al acompañar a los litigantes, solos o con sus abogados, a través de diferentes sesiones conjuntas o por separado, con el fin de identificar las cuestiones en litigio y averiguar formas de resolverlas, para finalmente negociar y encontrar una solución acordada, que sea capaz de satisfacer todas las partes implicadas. A través de la mediación, los auditores ponemos de nuevo nuestras capacidades al servicio de la sociedad para mitigar las repercusiones económicas de controversias mercantiles o civiles. ¡Encontrar una salida común es un beneficio para las dos partes!

En el ámbito de la Mediación Civil y Mercantil, el mediador auditor de cuentas, además de los conocimientos técnicos y procedimientos que utiliza para su trabajo, cuenta con un exigente compromiso ético que se fundamenta en los siguientes principios: Integridad, Objetividad, Competencia y diligencia profesional, Independencia, Secreto profesional y Profesionalidad.

Estas competencias y cualidades profesionales del auditor facilitan en gran medida la actuación del mediador y su labor en la resolución de conflictos Si un MEDIADOR debe proyectar una personalidad que, sin ser autoritaria, inspire respeto, autoridad para dirigir la audiencia, confianza, no solo en cuanto a su imparcialidad, sino a la solvencia profesional en el manejo del método, seguridad y una forma de liderazgo que permita a las partes dejarse conducir por la vía más adecuada de la comunicación con miras hacia la mejor solución, el profesional que cumple con todos estos objetivos es el AUDITOR DE CUENTAS.

Víctor Manuel Costa Castañeda  Socio linkedin